martes

la tele engorda

Hoy lo vi a Sawyer. Yo estaba esperando el colectivo y él venía caminando y cruzó por el medio de la calle en diagonal hacia mí. La verdad es que me decepcionó un poco. Era Sawyer pero sin el glamour de la tele. Tenía el mismo pelo lacio, rubio y grasoso peinado con raya al medio. Tenía la barba dura y renegrida de un par de días. Tenía la misma camisa de jean. Hasta el mismo físico. El problema es que la realidad de Montevideo y Sarmiento le había sacado todo el sex-apeal. Lejos de ser el superchongo sensible y rudo que me encanta en la serie; en persona, hasta me dio un poco de asquito.

3 comentarios:

Serbien SRL dijo...

hola, me parece interesante la onda de tu blog, que eda tienes? mi nombre es federico, tengo 49 y vivo en lima, peru
un besito y escribeme a fedeosorioz@gmail.com

Sonia dijo...

Bien titulado el post! saludos.

naturline dijo...

Me encanto leer tu blog. me tengo que pasar más veces por aquí. Buen gusto. :)