miércoles

reparando el cortocircuito

Retomo, después de meses sin postear, la escritura de este blog. La inminencia de la maternidad me había alejado de las salas de teatro para concentrarme en cursos de preparto y lactancia. Ahora, que Pipi ya nació y todo salió bien, lentamente voy retomando el contacto. Mi prioridad, en este momento, es terminar la tesis de maestría. Hace un tiempo estoy trabajando sobre dramaturgia de los años '90 en Buenos Aires, en particular, a un grupo que se conoció como el Caraja-ji. Mi idea es, por un lado, historizar cómo surgió y por qué me resulta interesante escribir sobre ellos y, por otro lado, dar una lectura de las obras que estos dramaturgos produjeron en esos años. Mi idea es avanzar con el análisis de las obras, algo que puedo hacer desde casa mientras mi niña duerme. Había dejado pendiente la lectura de una obra de Alejandro Zingman que se llama La virgen del lavadero. Ese es mi próximo paso.
Por otro lado, se viene el festival internacional de teatro, al que le tengo bastantes expectativas. Aunque este año no haya super-grandes-nombres como en otras ediciones, saqué entradas para varios espectáculos y ya iré posteando comentarios sobre ellos. Bueno, queda así reabierto el circuito.

3 comentarios:

el remisero absoluto dijo...

Sí, justo las sacastes vos las entradas... Yo las saqué.

Marina dijo...

Felicitaciones por retomar y por Pierina.
saludos

María Bayer dijo...

Si te pedí que me busques las entradas, no te quejes. Por algo sos el remisero absoluto.

Muchas gracias, Marina, también por reincidir en la lectura de este blog.