jueves

adiós a la freidora

El lunes pasado mi marido se apareció con una notebook de regalo. Me mató de amor. Toda una sorpresa. Así que finalmente cambié la freidora en la que escribía por una que hace ruidito a presurización de avión.

2 comentarios:

Sonia dijo...

una notebook es lo mejor que te puede pasar como escritora. O bueno, rankea en lo más alto. Es el comienzo de una nueva vida, de verdad. Una notebook cambia tu calidad de vida, he dicho pero no es de consumista ni nada frivolo. El consumo a veces trae esta cosas, ese disfrute esencial que uno no había descubierto
¡disfrútala!

María Bayer dijo...

se agradece, Sonia, y felicitaciones por el blog. Besos.