jueves

primavera y novedades

En el jardín, las seños se la pasan pegando flores de goma eva, un invento propiamente del demonio. Sí, Pipi finalmente se curó de todas sus pestes y reincidimos. El tema es que me parece que son demasiados pibes en la salita. Eso me preocupa. No sé si son mis temores de madre primeriza pero siento que en vez de al jardín la estoy llevando a un curso de defensa personal. Yo trato de enseñarle a que esquive los golpes y que, en todo caso, sea ella la que surta. Lo que me deja tranquila es que mi niña es de las más altas y con el carácter que tiene, no la van a pasar por arriba así nomás.
Tengo otras novedades. La primera es que me puse un piercing. Sí, a esta edad! No se puede creer. ¿Será que me agarró un ataque primaveral de pendevieja? Fue este domingo. Como todavía Nico estaba de viaje, fui a comer a lo de mis papás. Estaban todos mis sobrinos y después cayeron mis hermanas y mi cuñado. Mi hermana menor había alquilado unas películas (el videoclub de ella es una gloria). Pusieron Duro de matar 4 pero por esas cosas de la piratería la película estaba doblada al ruso. Era muy gracioso escuchar a Bruce Willis decir algo así como "spaciva" mientras luchaba contra los hackers. Después llegó Cristo, un amigo de mi hermana, que se dedica profesionalmente a tatuajes y piercings. Me convencieron entre mi hermana y su sobrina. Cada una se agujereó una parte de su cuerpo y yo no podía quedar de oyente. Igual, me queda bonito y no dolió (¿debería haber dolido para que sea genuino?).
La última novedad es que ya tengo fecha para defender la tesis. Va a ser el 12 de octubre. Así que si todo sale bien, el próximo día de la raza voy a terminar de una vez por todas con la bendita maestría.

3 comentarios:

Luis Andrade dijo...

Con lo de madre primeriza me hiciste acordar de una viñeta de Baby Blues

Un beso a las dos y un abrazo al Terra.

Luis

María Bayer dijo...

Luis,
sí, supongo que algo de eso debe ser así. Igual, por las dudas, a mi niña la mando con un par de estrellitas ninja y un tarro de lysoform en la mochila. Será la primera (y como madre exagero), pero sus compañeritos me parecen todos unos salvajes.
Un beso.

Jaramillo dijo...

María... qué sorpresa encontrarte ahora por acá. Esa niña, esa niña... ya me preguntaba por qué le hacías hacer ese "un-dos" sentada sobre la mesa. El jardín de Aikido. Un saludo y good luck con la tesis.